¿Task killer o memory manager?

¡Y dale….! La discusión nunca termina. ¿Hace falta o no un task killer? Quizá la respuesta sea más bien un memory manager…

Para empezar conviene entender las diferencias entre ambos conceptos y categorías de programas.

Task killer o Application killer, podría traducirse algo así como “aniquilador o cancelador de programas o tareas”. Su función, como indica su nombre, es borrar completamente de la memoria y cancelar toda referencia a una aplicación que se ha ejecutado. Como seguramente ya sabes, Android no hace esto de forma natural, pues los programas quedan en segundo plano, latentes, sin consumir CPU, lo que acelera su carga si el usuario lo vuelve a invocar, pero que resulta un lastre si ya se ha terminado de utilizar. Eventualmente Android quitará el programa de la memoria, cuando necesite disponer de esta para otras aplicaciones. Esto ha llevado a miles de discusiones sobre la necesidad o no de estos programas. Lo que más debe molestar a quienes opinan con argumentos técnico lo inútil de estas aplicaciones es que son algunas de las más populares del Market, tanto en sus versiones gratis como pagas.

En lo personal doy la discusión por terminada cuando Google hizo correcciones al manejo de aplicaciones en background en Gingerbread con la expresa intención de facilitar la cancelación de una apliación para ahorrar batería, reconociendo así lo que muchos decían y contradiciendo a los expertos en Linux con sus elaboradas explicaciones sobre el manejo de memoria de ese OS.

Memory mangers, o manejadores de memoria, son otra categoría de programas, que en lugar de buscar aplicaciones para aniquilarlas de la memoria, ajustan los parámetros de Android y permiten que sea el OS el que en definitiva cancele las tareas o programas, pero de acuerdo al tuning realizado.

Un buen ejemplo de estas aplicaciones (y muy recomendado) es Auto Memory Manager, aplicación gratuita en el Market, que permite asignar valores distintos a los predeterminados de Android para la asignación de memoria a aplicaciones en foreground, background, escondidas, visibles, etc.

Al igual que los task killer, AMM, permite además incluir  programas en una lista para ser ignorados, pero lo importante es que una vez configurado es Android quien decide qué apagar y qué dejar en memoria, lo cual no sólo es más elegante, sino más eficiente.

AMM tiene unos sets de parámetros predefinidos (mild o moderado y aggressive), pero es posible hacer fine tuning más allá de estos. Claro, es prudente estar seguro de lo que se hace. En Internet se pueden conseguir configuraciones idóneas que han sido probadas para distintos modelos de teléfonos de acuerdo a sus especificaciones técnicas y recursos disponibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s